Дървен материал от www.emsien3.com

The best bookmaker bet365

The best bookmaker bet365

Menu

Cuando Aretha Franklin sacudió el alma de B. B. King

  • Escrito por 
Cuando Aretha Franklin sacudió el alma de B. B. King

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El 16 de septiembre se cumplirán 93 años del nacimiento del Rey del Blues, B. B. King, oriundo de Bethel en el sur profundo de los Estados Unidos, y fallecido en mayo de 2015 en Las Vegas, quien manifestó a su biógrafo David Ritz (autor de dos libros de memorias sobre la recientemente desaparecida Dama del Soul Aretha Franklin) en Blues All Around Me (1996):

“De chico, tartamudeaba. No podía sacar qué sentía en mi interior… Las palabras no son mi fuerte, pero la música sí que es mi amiga: los sonidos, las notas, los ritmos. Yo hablo a través de la música. Quizá por esto he sido un solitario, alguien quien ama su privacidad y no soy nada extrovertido”.

 

Como cualquier niño negro sureño, el pequeño B. B. King solía ir a la iglesia regularmente. Cuando formó su banda, recorría la Unión Americana en giras interminables, durmiendo en los asientos traseros de los autos.
 

“Los viajes en carretera te afectan y pese a yo poseer un espíritu positivo, llegué a estar bastante triste. Me di cuenta de que necesitaba ir a la iglesia, pero como los domingos eran los mejores días para tocar, no podía tener mi propio templo.

“Lo hallé en los sermones de un hombre a quien considero mi sacerdote principal. Hablo del reverendo C. L. Franklin, de la New Bethel Baptist Church de Detroit, Michigan. El hombre sí que sabía predicar. Cada vez que andaba yo por Detroit me las arreglaba para ir a la iglesia los domingos y oírlo. Fue mi iluminación. De hecho él hacía giras con un espectáculo de música góspel donde destacaba su joven hija Aretha. No me perdía los shows y estoy orgulloso de ser su amigo”.

 

 

 

 

 

 

B. B. King cuenta que el sermón del reverendo C. L. Franklin, cuyo mensaje lo impresionó de sobremanera fue The Eagle Stirred Her Nest, inspirado en el Deuteronomio (32, 11), del Libro Quinto de Moisés en La Biblia, que dice:

Como el águila que excita su nidada,
Revolotea sobre sus polluelos,
Extiende sus alas, los cobija,
Los lleva sobre sus plumas,
Jehova solo le guió…

“Explicaba cómo Dios agita el nido de la historia y también el de nuestra historia personal. Nos prueba, como Dios puso a prueba a Daniel en la guarida de los leones. El reverendo Franklin me recordaba cómo los ángeles de Dios amansaban a los leones cual corderos…”.

 

 

 

 

 

 

B. B. King prosigue en su autobiografía:

“Yo comprendí que Dios estaba poniendo a prueba mi vida para ver cuán grande era mi fe. Aquella fe se reforzó por el poder de la música de góspel. Adoraba escuchar a Mahalia Jackson, Clara Ward, Albertina Walker y a los Soul Stirrers con Sam Cooke en la voz principal. Me gustaba el canto de James Cleveland en piezas como ‘Peace Be Still”. Fueron artistas que nutrieron mi alma”.

 

 

 

 

 

 

Para B. B. King, la música soul es una mera continuación del ryhthm and blues.

“Es música popular negra, con fuerte dosis de góspel y bases del blues. James Brown es música soul. Jackie Wilson es música soul. Solomon Burke es soul. Esa era la música que sonaba en la radio de Detroit. Cuando grupos ingleses como Los Beatles llegaron a colocar sus canciones en los Estados Unidos, el sello Motown logró algunos beneficios por el dinero gastado en los discos británicos.

“Hubo quien decía que Motown estaba anegado de R&B (ryhthm and blues), pero al escuchar a Marvin Gaye interpretar Can I Get a Witness?, para mí que esa pieza adorable era como ir la iglesia. Me encantaban Smokey Robinson y el chiquitín Stevie Wonder y Martha Reeves con The Vandellas.

“Cuando la década de los sesenta avanzó y el movimiento por los derechos civiles se extendió, la música se hizo más dura y con orgullo mayor. Yo mismo me sentí más orgulloso de ser negro”.

https://www.youtube.com/watch?v=30kgjcgvp-8

 

 

 

Y culmina diciendo B. B. King sobre Aretha:

“Aquello que Ray Charles había comenzado al mezclar iglesia con blues, Aretha Franklin pronto lo continuaría. Desde los tiempos en que yo la escuchaba cuando era una niñita, cantando en la iglesia de su padre, su voz sacudía mi alma. Ahora la llaman La Reina del Soul, y dicen que ha reinado en lo que se conoce como ‘La Era Dorada del Soul’.

“Y yo sigo pensando exactamente lo mismo”.

 

volver arriba