Дървен материал от www.emsien3.com

The best bookmaker bet365

The best bookmaker bet365

Menu

Guillotina..Ni Leticia, ni Jesús Juan realizan obras de calidad, el turno es para Mario Alberto

Guillotina..Ni Leticia, ni Jesús Juan realizan obras   de calidad, el turno es para Mario Alberto

Ni Leticia, ni Jesús Juan realizan obras

 de calidad, el turno es para Mario Alberto

  • Toma protesta nuevo alcalde de Matamoros
  • Guaruras de Mario Alberto dan codazos a periodistas
  • Dan la cara defraudados por “Lady Rolex”

Guillotina

José Luis Castillo Sandoval

Primero fue Leticia Salazar, ex alcaldesa de Matamoros, presumía la calle Nueve de la Hidalgo a la Matamoros, como su gran obra, eso sí, los primeros días lucía preciosa con sus amplias banquetas, lámparas, plantas y pavimento de lujo.

Triste realidad, se viene la época de lluvia y para sorpresa de toda la calle Nueve, se convierte en un río y hasta la fecha, aflora el mal trabajo.

Nadie hizo nada por solucionar este problema.

En el tiempo del programa Dos en el Cuarto Poder, transmitido en la radio Notigape 970, conducido por Pedro Pablo Arellano y José Luis Castillo Sandoval, se daba amplia cobertura a la transformación de Matamoros ante la inminente inauguración del Consulado de los Estados Unidos.

Y confiábamos en su amor por Matamoros.

Posteriormente le tocó el turno a Jesús Juan de la Garza Díaz del Guante, al frente de la alcaldía de Matamoros, logrando finalizar la transformación de la avenida Álvaro Obregón para unirla con la calle Nueve.

En esta administración proliferan los contratistas chambones y un ejemplo de ello es la unión de la calle Hidalgo con la Nueve, donde actualmente se encuentra un gran hoyanco que echa a perder el cambio del lugar.

Jesús Juan, soñaba con hacer historia en la transformación del Centro Histórico, pero los contratistas, regidores y titulares de dependencias, les importo poco la supervisión de obras, tocándole el turno de en época de lluvia convertir la Plaza Principal en una alberca, bautizándola los ciudadanos como “Chuchimilco”.

La intención de las autoridades federales, estatales y municipales es cambiar el rostro de la Puerta de México desde la Álvaro Obregón, calle Nueve, Abasolo, Plaza Principal y la calle Cinco, para que este se convierta en un corredor turístico y recibir con los brazos abiertos a los miles de turistas que van arribar ante el inicio del Consulado de los Estados Unidos en el 2019.

Al parecer a los funcionarios municipales y al propio Jesús Juan, les importa poco la obra de calidad en el municipio de Matamoros.

DE ESTO Y LO OTRO…

Para el lunes en la madrugada, el personal de la presidencia municipal encabezados por el nuevo alcalde Mario Alberto López Hernández, iniciarán el bacheo de las calles ante el mal aspecto de la ciudad que tiene similitud con el planeta Marte al existir cráteres de gran tamaño.

Así lo anuncio López Hernández.

El alcalde Mario Alberto López Hernández, no se debe confiar como Leticia y Jesús Juan y personalmente supervisar las obras para impedir que los contratistas se empachen con el dinero del pueblo.

Ayer domingo, en el Mundo Nuevo y ante miles de ciudadanos, Mario Alberto López Hernández, tomo protesta como presidente municipal de Matamoros.

La periodista Nora Sandoval, puso el dedo en la llaga y denuncio públicamente el mal trato del personal de seguridad del flamante alcalde Mario Alberto, que a base de codazos impidieron cumplir la labor de los representantes de los medios de comunicación.

El llamado para el alcalde Mario Alberto, para poner orden en este aspecto.

Por otra parte, el ingeniero Miranda y R. González, hacen un llamado a las personas que salieron en defensa de Gloria “Lady Rolex” García Conte, para invitarlos a reunirse en la agencia del Ministerio Público para constatar la denuncia que asentaron en contra de esta persona.

Miranda y González, fueron objeto de fraude por la señora Gloria, al quedarse con sus relojes Rolex, dejados en custodia para realizar una limpieza en una joyería de su propiedad.

Los Rolex con un valor en miles de dólares fueran a parar a una casa de empeño.

Nos vemos en la otra, si Dios quiere.

 

volver arriba